Gracias a Al-Anon, me encontré

Por la gracia de Dios llegué a Al-Anon en busca de ayuda para mis seres queridos que empezaban a beber. Para entonces me sentía desesperada por impedir que ellos destruyeran sus vidas. Cuando encontré esta comunidad que me recibió con mucho cariño sentí aceptación y pertenencia.  

En Al-Anon empecé a compartir mi experiencia, las reflexiones sobre la literatura de Al-Anon o simplemente podía escuchar.  Poco a poco fui entendiendo que yo estaba afectada por la enfermedad del alcoholismo, lo que me provocaba mucho temor, ansiedad y angustia. En el camino había perdido la tranquilidad y esperanza por el alejamiento con Dios. Los miembros del grupo me animaron a que ayudara en la coordinación de las reuniones, que escogiera una madrina y practicara los 12 pasos para mi recuperación.  Compartir mis experiencias y servir, me ha ayudado a entregar mi vida y mi voluntad al cuidado de un Poder Superior, y así, “Un día a la vez”, conseguir el tan anhelado don de la serenidad.

Hoy sé que Dios me ha regalado la vida y que soy un ser humano digno de amar y ser amado.  Al-Anon me ha devuelto la dignidad a mí y a mis seres queridos, gracias a que comprendo que sus vidas les pertenecen a ellos.  

Hoy me siento muy agradecida con Dios, con mis familiares y con Al-Anon porque me salvaron la vida a través de la aceptación, la fe y la humildad.

Jackeline C.

Guayas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.